sábado, marzo 12, 2005

INVOCACION

Tierrabajo los nombres son incitadores, provocadores, invocadores , sagrados portadores del misterio de la existencia.
Tierrabajo los nombres recuperan la presencia, rescatándola del olvido, desentrañando la memoria ,desenterrando lo vivido. Nombres, que nombrados en medio de la noche, alivian el dolor, cicatrizan el alma herida, aquietan los sollozos , le dan sentido a cada una de la incontables lágrimas , atizan las brazas del fuego pasado.

Tierrabajo los amorosos se invocan mutuamente. Se nombran y de las sombras, del destiempo emergen sus figuras, sus contornos, sus aromas . Están ahí entonces,gracias a la palabra invocadora las miradas amadas, las siluetas recortadas del vacío, los labios entreabiertos musitando algo , los cabellos descolgándose de la obscuridad.
En medio de la noche, los amorosos ( solos , enmedio esa soledad donde la palabra musitada, susurrada, tiene todo poder ) se nombran, se dicen , se deletrean. Sus palabras inventan la luna , el viento, la bruma, los olores que los rodean .De las palabras nacen la boca sedienta ,los brazos extendidos, los dedos temblorosos, la piel que incendiada gota a gota se derrama.

Tierrabajo, los amantes sin más piel que su nombre, sin más identidad que su deseo, sin mas recurso que su palabra ,deletreando sílabas sagradas dichas por el cuerpo que se entrega ,que nacen del espíritu que los habita , estallan en cabellos encabritados, en cadencias enfurecidas, en deseos inexplorados cuyo origen siempre será un misterio.
Entonces los amantes se entregan, se someten a su dueño , al portador de la palabra. , El y ella , poseedores de sus mutuos nombres, tienen irrevocablemente , sabiéndolo o no , aquello que el nombre porta.
Ella lo nombra .El la nombra.
Ella lo invoca. El la convoca.
Ambos se deletrean.
Ambos se poseén


Tierrabajo los amantes, uno frente al otro abren sus cuerpos bajo la llave de sus voces .





Algunas noches recostados como cordilleras sobre las que anochece y derrama el rojo la luna que los atestigüa ,los amantes son como tierras recién descubiertas , entonces él , nombrándolo ,clama para sí potestad sobre cada pedazo descubierto de piel que enardecidamente húmeda, quemándolo se derrama entre sus manos.
Tierrabajo cada nombre es sagrado, cada palabra tiene la esencia creadora de lo nombrado.
Por ello invocarte es recuperar la tierra y la humedad que te conforman , rescatar la noche oculta en tus cabellos, atizar el fuego de tu piel con mi palabra, iluminarme con la luna roja que brilla desde el fondo de tus ojos.